Nacho Terceño Raposo
 Haz clic y arrastra... (doble clic para vaciar)

Nacho es

entusiasta. creativo. sensible. divertido. genuino.

Nacho es un señor de Sevilla:

Mi madre me parió en Sevilla el 1 de marzo de 1980, 8 años después de la menor de mis hermanas. Quiso llamarme Lanzarote, pero no la dejaron.

Mi titulación es la de Maestro de Educación Primaria con especialidad en Lengua Extranjera. Esto me ha servido para ejercer la docencia en EEUU durante dos años, y en la escuela pública andaluza durante 9. Desde septiembre de 2017 gozo de una excedencia. Nunca fuí solo maestro; cada vez el arte y el crecimiento personal le robaban más del “tiempo libre” a la docencia, y la docencia me robaba más el sueño a mi. Decidí darme un respiro. Y respiré.

Nacho Terceño bio1

Entre otros proyectos artísticos que ya venía desarrollando (narración oral para todo tipo de públicos, montaje de piezas de teatro breve contemporáneo, presentaciones de libros, producción de cortometrajes, etc). En esta nueva etapa de dedicación exclusiva a lo artístico había un proyecto que se llevaría la mayor atención: “PanYco”.

5 años atrás había conocido el mito, y me vi presa de una sana obsesión. Fué Pan, con sus cuernos y su patas de cabra, quien me llevó hasta las nuevas masculinidades y a toda una nueva vía de descubrimiento. Luego llegaron los círculos de masculinidades locales, autores nacionales, talleres, retiros, encuentros…, pero ninguno resonaba en mi como lo hacían las Palabras de Hillman, Campbell, Sinoda, Bly y tantos otros, quienes firman el origen del movimiento, solapado con la (R)evolución del 69.

Nacho Terceño bio2

Todo en mi momento cuadraba: seguir investigando a Pan, pegarlo a mi evolución como hombre, y poner todo esto en el mundo en una obra artística.

Pero los caminos de la conciencia y el arte son sinuosos. La obra no vió la luz (de momento). Me di cuenta de que me faltaba “salir de mí”, encontrarme uno a uno con tantos hombres como pudiera en entornos de sinceridad, apertura y deseo de cambio por medio del compromiso con nosotros mismos y con la lucha por una igualdad entre hombres y mujeres.

Así, en este momento de mi vida, el trabajo con las nuevas masculinidades, con los roles de género y los medios para transmitir e inspirar el cambio en las personas de mi mismo género, impregnan cualquier trabajo al que me enfrente. Me motivan, me intrigan.

Hay experiencias, pero no las suficientes, pocas aún en España. Hay deseos de cambio. Yo he escuchado a los jóvenes, he oído a los hombres en plena crisis de la mediana edad (como yo), he visto el arrepentimiento de los viejos… El cambio está a la vuelta de la esquina; hace falta transmitir los conocimientos, facilitar las experiencias y acompañar en los procesos.

Nacho Terceño bio3
Nacho Terceño Perfil